Cinco características del manejo seguro y eficiente

Muchos piensan que un vehículo es un medio de transporte que se mueve hacia adelante, hacia atrás y gira en las dos direcciones. Pare de contar, todo lo demás es responsabilidad del conductor.

Y así fue durante años. Sin embargo, con la llegada de la tecnología y la evolución propia del vehículo, todo se empezó a hacer más sencillo. Apareció la dirección hidráulica, la caja de cambios automática, las luces antiniebla y los neumáticos sellomáticos.

Con el tiempo, esto era lo máximo que se podía conseguir con algunas funcionalidades adicionales. Sin embargo, fabricantes como GM han incorporado tecnologías de punta que han convertido el manejo una experiencia muy segura.

1. Sensores de choque.

Probablemente se trate de una de las tecnologías más innovadoras y seguras del mercado en vehículos de línea de gama alta. Desde fábrica se incorporan dispositivos en los puntos de colisión más comunes (los lados, el frente y la parte trasera del auto). Estos están integrados a una cámara que avisa al conductor, mediante el computador, si se está en riesgo de impacto.

Fundamental si se tiene en cuenta que la mayoría de choques en una ciudad como Bogotá son simples, de acuerdo con cifras de la Secretaría Distrital de Movilidad. 

2. Alerta en punto ciego.

Vehículos como el Chevrolet Cruze 2017 cuentan en sus espejos laterales con un sensor que identifica objetos cercanos y que no alcanzan a entrar en el campo de visión. Funcionan al activar una alarma que suena y titila en el espejo cercano al objeto.

Es una ventaja de manejo que ayudará a identificar vehículos como motos o bicicletas, que cambian de carril repentinamente o se acercan inesperadamente al vehículo.

3. Motores económicos y amigables con el medioambiente.

Las grandes compañías de vehículos han entrado en la onda de la conciencia ambiental y se han encargado de desarrollar motores más eficientes en cuanto al consumo y la potencia; hoy en día no es extraño encontrar motores de 153 caballos de fuerza, de solo 1,4 centímetros cúbicos. Esto se traduce en mayor potencia con mucho menos consumo de combustible.

Otro componente es la reducción considerable de elementos y partículas que afecten el medioambiente.

4. Conectividad.

Un factor de riesgo a la hora de manejar es la distracción que generan los dispositivos móviles. De acuerdo con el Departamento de Transporte de Estados Unidos, chatear, escribir o leer mensajes de texto aumenta la posibilidad de accidente en un 23 %.

Los nuevos vehículos incorporan elementos de conectividad que permiten responder llamadas, leer correos o usar aplicaciones sin necesidad de usar el celular. Los elementos se visualizan en la pantalla o 'display' que tiene el carro y los comandos se envían por voz.

Adicionalmente existen aplicaciones como Android Auto (Compatible con el Chevrolet Cruze) y servicios como Chevy Star, de asistencia remota ante cualquier eventualidad. 

5. Parqueo asistido.

Una de las situaciones más complejas para muchos conductores es el estacionamiento, ya sea en paralelo o perpendicular. Esto sucede porque en la mayoría de los casos hay otros vehículos o columnas que dificultan esta maniobra. Algunos vehículos automáticos como el Chevrolet Cruze cuentan con la opción de asistencia de parqueo, en la que el vehículo detecta un espacio, toma control del volante y le da instrucciones al piloto (de marcha, freno y aceleración), para estacionar el vehículo.

 


 



Publique un comentario