Concesionario y Taller Autorizado de vehículos Chevrolet

Equinox, La Chevrolet que faltaba

Con esta nueva propuesta, Chevrolet complementa su oferta de camionetas, grupo en el cual circulan desde hace un buen tiempo la citadina Tracker, la compacta Captiva Sport, la familiar Traverse, la tropera TrailBlazer y la SUV de lujo Tahoe.

Motor y diseño de última generación definen al nuevo modelo Equinox de Chevrolet, que asoma esta semana en el país marcado como 2018 con la promesa de conquistar familias jóvenes en virtud de su versatilidad y las soluciones de seguridad y confort con las que fue equipado.

La nueva Chevrolet Equinox fue armada sobre la misma plataforma del sedán Cruze, con una carrocería más amplia y moderna respecto a la de la Captiva: 4.651 milímetros de largo, 1.844 de ancho, 1.661 milímetros de altura y 2.725 milímetros de distancia entre ejes. Esto se traduce en una cabina lo suficientemente cómoda para cinco pasajeros, especialmente por el piso, el cual es perfectamente plano (una virtud que agradece, especialmente, el quinto pasajero) y por el espacio remanente entre los cojines traseros y los asientos delanteros. 

El nuevo diseño también logra un generoso baúl de 846 litros (1.798 con los espaldares de los asientos traseros abatidos 60/40), que cuenta con un espacio ‘escondido’ para guardar objetos sobre la llanta de repuesto y al cual se puede acceder abriendo el portón a control remoto o a través del sistema ‘manos libres’ (pasando el pie bajo el parachoques trasero) en el modelo más equipado. 

Las tres versiones cuentan con accionamiento del motor sin la intervención de la llave y comparten un buen paquete de seguridad, que incluye seis bolsas de aire, control crucero, sensor de reversa, anclajes Isofix para sillas infantiles, sensores de reverso (cámara y sensores frontales en las versiones LT y Premier), controles de tracción y estabilidad y asistente de arranque en pendientes.

Otros sistemas más avanzados acompañan, exclusivamente, a la carrocería Premier, como la alerta de tráfico cruzado, que advierte la presencia de objetos cuando se retrocede para salir de un sitio de parqueo o si una moto o un peatón se acercan demasiado al vehículo durante el rodaje. Lo novedoso aquí es que lo hace, opcionalmente, a través de vibraciones en el asiento del conductor y no por medio de las señales sonoras características, al igual que la alerta de abandono de carril, que devuelve el vehículo a la ruta cuando nota que se está desplazando por fuera de este, sin justificación. 

La acertada insonorización de la cabina y la correcta posición de manejo permiten el disfrute de la Equinox en la ciudad, aunque su maniobrabilidad en áreas reducidas (edificios o centros comerciales) no es la mejor debido a que el excesivo radio de giro de la dirección obliga a reacomodarla en dos o más tandas al momento de ingresar o salir de una celda de parqueo. 

Otro punto de diseño para mejorar es la ubicación de la pantalla central de ocho pulgadas, ya que fue recostada sobre el millaré e inexplicablemente mirando hacia el techo y no ligeramente girada hacia el puesto del conductor, como sucede en la mayoría de los vehículos de última generación. Esa posición nos obligó a detenernos para buscar el control de iluminación del monitor y mejorar los contrastes de la imagen cuando el sol atravesó el techo panorámico de cristal, exclusivo de la versión Premier.

La nueva Equinox es más deportiva y liviana que su antecesora (la cual nunca rodó en nuestro país) y el motor de 2,4 litros de aquella fue reemplazado para el nuevo modelo por uno de 1,5 litros con turbo que desarrolla 170 caballos de potencia máxima y logra un muy buen torque de 275 Nm a 2.000 rpm, 30 por ciento más eficiente que la máquina anterior. 

Estos números se agradecen en subidas pronunciadas o cuando se pretende rebasar en la carretera, momento en el cual el vehículo responde sin problema, gracias también a la caja Hydra-Matic de seis velocidades, la cual se adapta al estilo de conducción en la ciudad y se muestra muy precisa y rápida cuando se le exige más de la cuenta en la carretera. 

A todo este engranaje mecánico le fue incluido un sistema 4x4 inteligente del modelo Premier (las versiones LS y LT son de tracción delantera), diseñado para repartir el agarre de las llantas de acuerdo con las dificultades del camino o para disfrutarse de forma permanente con solo oprimir un botón en la consola central, como el control de descenso, el cual le permite bajar escalonadamente cuando la pendiente es muy pronunciada y resbaladiza.

 

Conoce el articulo completo en el siguiente link.

 



Publique un comentario